Vicente Camus, “guardián” de la Virgen del Carmen Misionera: “Ella convoca a orar para defender la Vida”

Vicente Camus, el “guardián” de la imagen, habla como un hijo fiel: “La Virgen está creando conciencia respecto de que la vida es un don que se debe respetar desde su concepción hasta la muerte natural”.

guardian_y_virgenConvocar a orar “por un Chile sin aborto” es la invitación que está sembrando la Virgen del Carmen Misionera en los corazones de miles. La misión surgió como idea en el corazón de una comunidad de laicos, pero casi de inmediato fue acogida con alegría y esperanza por muchos obispos chilenos. Vicente Camus es el “guardián”, es decir, responsable del cuidado, traslado y custodia de esta imagen, regalada por el Papa emérito Benedicto XVI a Chile con motivo del Bicentenario, y en quien los católicos honran el poder mediador de la Santísima Virgen María.

Vicente concedió al periódico “Portaluz” una entrevista que reproducimos a continuación:

Ser el guardián de la Virgen debe ser un gran honor. Máxime cuando ella recorre Chile convocando a orar para defender la Vida

Vicente Camus: Sí. Para mí (su voz se quiebra por la emoción), que siempre he sido devoto de la Virgen, esta misión es un regalo que marca mi vida y la de mi familia. Soy responsable cien por ciento de dónde ella está, los lugares que visita, el traslado, el cuidado, la compañía… es todo con la Virgen. Comenzamos en mayo al sur de Chile, en la diócesis de Puerto Montt. Bueno, primero la fui a buscar a una capilla, Santa Clara, en Talcahuano…

¿Cómo recibe la gente esta misión?

V. C.: La Virgen está creando conciencia respecto de que la vida es un don que se debe respetar desde su concepción hasta la muerte natural. Yo he recogido testimonios de personas de toda realidad y edad. Los obispos están muy motivados con esta misión. Porque la Virgen está peregrinando para llamarnos a defender la vida y ellos están motivando a la gente. Estamos dando una lucha muy sana, que es propia del milagro de la vida en que creemos los católicos. Creo que vamos muy bien. La gente que ha ido sabe muy bien el por qué está la Virgen peregrinando. Saben que rezando aunque fuere un Ave María estoy pidiendo por un niño que está en peligro de ser abortado; si rezo el rosario completo, es por 53 niños que podrían estar en ese riesgo. Estamos confiados y felices de hacer esta cruzada de amor. Tenemos fe, creo que vamos a ganar esta batalla.

¿Crees que una imagen pequeñita recorriendo el país podrá mover el “corazón duro del hombre”?

V. C.: Bueno, eso lo hace Dios, lo hace la Virgen, lo hace la oración, lo hacemos todos juntos. Chile es un país católico. Estamos tratando de proteger a las niñas y mujeres que están en riesgo muchas veces, porque la gente que las induce a cometer errores y las lleva al aborto, corren riesgo ellas también. ¡No necesitamos una ley de aborto: necesitamos educar!

Hay quien piense que sólo las abuelitas van a rezarle el rosario a la Virgen…

V. C.: No, no, la realidad es diferente. Yo he visitado muchos colegios con la imagen de la Virgen y las niñas y los jóvenes van, rezan el rosario, y lo hacen libremente. He estado en colegios donde hay mil ochocientos jóvenes, un gimnasio lleno, y ellos han hecho oración, han rezado el rosario… Eso es muy valioso, es motivador, emocionante. Entonces uno ahí entiende que esto sí vale la pena.

Alguien podría preguntarse: ¿qué pensarás de la Virgen María si sale igual la ley?

V. C.: Bueno, esta lucha no termina aquí. No termina ni mañana, ni pasado. Hay que seguir todos los días, para que la gente tome conciencia de que estamos sembrando valores. Tiene un valor ético, moral, por los niños, niñas, por los jóvenes de este país, por la vida. Bueno, hay jóvenes que piensan diferente, es la diversidad, pero nosotros como católicos tenemos el derecho de hablar, de mostrar y decir lo que sentimos. Y esta es la mejor manera nuestra de hacerlo…orando, visitando las ciudades, visitando los colegios… eso puede motivar a los jóvenes.

Fuente: Portaluz

comentarios