Rezar el rosario salvó a los bomberos rodeados por un voraz incendio en Scarface Mountain

Cuando el incendio forestal arrasó aquella ladera de la montaña de Idaho, amenazando su vida y la de otros siete bomberos del Servicio Forestal de EE.UU., Joe Ybarra echó mano de su rosario.

Mientras las llamas se precipitaban sobre ellos, Joe Ybarra sostenía las cuentas de su rosario, rezando para estar a salvo y poder regresar con su familia y amigos en Indiana.

Al principio, la amenaza era mínima cuando el incendio de Scarface Mountain comenzó el 7 de agosto de 2021. Al llegar al lugar de los hechos en helicóptero, los bomberos se dieron cuenta de que las llamas parecían estar extinguiéndose después de que una cuadrilla de bomberos las rociara con agua desde el aire.

Nada más desplazarse en el terreno Joe recuerda que el viento se levantó rápidamente, haciendo que las llamas volvieran a rugir. El fuego y el humo eran tan densos que los bomberos tenían dificultades para ver, lo que les obligó a volver corriendo a su campamento base; pero tuvieron que abandonarlo intentando ponerse a salvo.

“Rezando, mi mente acelerada se detuvo”

El comandante del grupo les indicó que prepararan sus refugios contra incendios, que pueden ayudar a alguien a sobrevivir durante más de una hora rodeado de intensas llamas. “La perspectiva me preocupaba porque normalmente se utilizan como último recurso”, dice Joe Ybarra y prosigue: “Cuando mi mente empezó a correr, cogí mi radio, una botella de agua, mi refugio contra incendios y mi rosario y esperé a ver qué hacía el fuego. Cuando recé mi rosario, fue cuando mi mente acelerada se detuvo.

Segundos después, los helicópteros arrojaron agua sobre las llamas y trasladaron al equipo a un lugar seguro. Un pensamiento llenó la mente de Joe Ybarra: “Sentí que Dios había respondido a mis oraciones”.

El incendio de Scarface Mountain se prolongó durante casi cuatro semanas, calcinando 35.000 hectáreas. El hecho de enfrentarse a un incendio forestal no mermó el entusiasmo de Ybarra por ser bombero. También avivó la confianza de este joven de 32 años en Dios.

Desde entonces, Joe Ybarra se convirtió en bombero cerca de Indianápolis. También se hizo miembro de la Parroquia de San Marcos Evangelista. Su viaje a ambos puntos ha estado marcado por giros y vueltas, forjados por el fuego y la fe.

El rosario, devoción transmitida por su madre

El viaje de fe de Joe Ybarra se remonta a su madre, que se enfrentó a su propia situación de peligro de muerte cuando la guerra civil hizo estragos en su país natal, Nicaragua, durante las décadas de 1970 y 1980.

Tras emigrar a Estados Unidos, su madre se casó y dio a luz a Joe, inculcándole su fe católica y su certeza en el poder del Rosario. “Rezaba el rosario, en lo bueno y en lo malo”, cuenta Joe. “Era una constante en su vida”.

En la belleza y la furia de la naturaleza, Ybarra comprueba que la presencia de Dios es constante. También es constante en rezar su rosario. Ha estado con él todos los días desde que empezó como bombero. La mayoría de sus intervenciones de emergencia han sido de carácter médico. Le resulta gratificante calmar a las personas que sufren graves dolores, así como a sus familiares, y recibir el agradecimiento por su trabajo.

Tiene la misma gratitud por la presencia de Dios en su vida, comenzando cada día con esta oración mariana.


Fuente: Portaluz

comentarios