Experiencias de quienes promueven en ciudades sureñas Un Rosario por Chile

Experiencias de quienes promueven en ciudades sureñas Un Rosario por Chile

Entre el 29 de noviembre y el 1° de diciembre, dos animadores nacionales de Un Rosario por Chile visitaron algunas ciudades del sur del país, donde escucharon los testimonios de vicarios diocesanos, sacerdotes, religiosas de clausura y laicos vinculados a esta cruzada. La certeza de que esta iniciativa está fortaleciendo la fe de personas y comunidades, y generando también unidad espiritual, es una de las evidencias que pudieron constatar.

rosario_manosEl primer encuentro, con el padre Mauricio Aguayo, acogedor y entusiasta “Vicario General de Pastoral” de la Arquidiócesis de Concepción, puso de relieve el florecer de la fe entre los jóvenes de esa Arquidiócesis. Allí son ellos quienes han creado la idea de movilizar a comunidades para alcanzar la meta de rezar 1.000 rosarios y llevarlo como ofrenda a la Inmaculada Concepción el día 8 de diciembre en el cerro La Virgen de la ciudad penquista. Afiches y volantes convocando a la cruzada fueron distribuidos en parroquias y colegios durante los meses de Julio y Agosto. Pero es el carácter permanente de la propuesta de Un Rosario por Chile, lo que en opinión del padre Mauricio, permite ir construyendo gradualmente a lo largo del año acciones como la de los jóvenes ya mencionada. Especial interés tuvo también padre Mauricio -y en ello habría coincidencia con otros vicarios, sacerdotes, religiosas y laicos- en la guía impresa “Rosario por los difuntos” que desde enero próximo ofrecerá Un Rosario por Chile, como recurso pastoral para el importante momento en que familiares y amigos velan a sus seres queridos.

Finalizado el encuentro con el Vicario, los animadores se dirigieron al “Monasterio de Nuestro Señor Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote”, donde se encontraron con una fervorosa y joven comunidad de Carmelitas Descalzas que expresaron total adhesión y comunión espiritual con Un Rosario por Chile. En el diálogo las religiosas supieron que tras esta cruzada no hay un movimiento eclesial específico, sino sólo el amor a Dios, a la Santísima Virgen y a la iglesia en un pequeño grupo de laicos, que la providencia divina se encargó de reunir y guiar para animar esta iniciativa. Como ya no les quedaba material impreso relacionado con esta cruzada, pidieron nuevos volantes y mil pequeños trípticos que enseñan a rezar el rosario, para regalar a los feligreses que llegan hasta el monasterio. Pero lo fundamental es saber que ellas, que son un pulmón de gracias para la Arquidiócesis de Concepción con sus oraciones, están también orando por las intenciones y en particular por los frutos de Un Rosario por Chile.

Luego fue momento de trasladarse hacia Los Ángeles, donde a primera hora de la mañana del día 30 de noviembre nuestros peregrinos animadores disfrutaron un cálido encuentro con las hermanas Clarisas, mientras degustaban también los finos dulces y pan de pascua que ellas elaboran durante todo el año. Con sus vidas estas religiosas del Monasterio de Santa María de los ángeles, como todos los miembros de comunidades contemplativas, se esfuerzan por fortalecer la comunión entre Dios y el hombre… Es por ello que irradian alegría a raudales, presencia del Espíritu Santo. Saberlas unidas a esta cruzada –al igual que lo están otras comunidades de vida contemplativa del país- nos da certeza entonces que el rezo del rosario por las intenciones que promueve esta cruzada, puede efectivamente ser un camino de santidad para nuestra patria. También las hermanas Clarisas pidieron nuevo material impreso para, junto a sus oraciones, colaborar a difundir esta iniciativa.

Algunos minutos después tuvo lugar un significativo encuentro con el Vicario General de la diócesis Santa María de Los Ángeles, padre Carlos Omar Muñoz Uribe. Con alegría supimos que en la diócesis el rezo del rosario y la adoración eucarística son devociones vivas que alientan la fe de los feligreses. El padre Carlos destacó algunos frutos de esta experiencia orante y de adoración que Dios está regalando a la diócesis. Nuevas vocaciones sacerdotales o el que personas de la tercera edad descubren que pueden ser un aporte para sus familias y la comunidad mediante el rezo del rosario y la adoración eucarística. Valoró padre Carlos el refuerzo que Un Rosario por Chile está dando a instancias de oración tradicional del rezo del rosario… en familia, individual, en grupos de oración, antes de la misa, durante las procesiones, por la señal abierta de las emisoras católicas, como gesto litúrgico destacado durante el Mes de María u otros como en el velatorio de algún difunto, consuelo de enfermos, visitas a grupos de ancianos, niños o personas privadas de libertad. Incluso, dijo, algunas comunidades han tomado como iniciativa ir marcando, en el mismo volante que difunde la cruzada, un punto por cada rosario rezado.

DSC00736Posterior a este encuentro y hasta el día siguiente, 1° de diciembre, se sucedieron encuentros con sacerdotes y laicos en Angol, Collipulli, Chillán y Linares con decenas de experiencias semejantes a las narradas. Destacamos el testimonio de Oscar, diácono de la Parroquia Jesús Obrero de Linares, casado y con ocho hijos, quien lleva el mensaje de Un Rosario por Chile en toda instancia posible de su servicio pastoral. Así el día que nos reunimos, venía llegando del villorrio fronterizo Vegas de Salas hasta donde llevó rosarios, volantes y afiches para convocar a los feligreses de ese apartado rincón del país a sumarse a este compromiso orante. Por él supimos también del servicio de Maritza, misionera que visita enfermos en sus casas orando con ellos el rosario por las intenciones de esta cruzada.

Son ya veintiuna las diócesis, arquidiócesis y prelaturas cuyos obispos han abierto las puertas a Un Rosario por Chile y miles los católicos del país que han recibido el volante informativo, rosarios con trípticos que enseñan como rezar esta oración mariana, visto el afiche de difusión, escuchado alguna conferencia testimonial e informativa u orado en vivo o por la señal de Radio María guiados por el equipo litúrgico de esta cruzada.

No es errado entonces suponer que esta siembra espiritual de Un Rosario por Chile está silenciosamente convocando la gracia de Dios, teniendo como ejemplo la forma en que vivía su fe en Nazareth y tras los pasos de Jesús, la Santísima Virgen María.

comentarios