El lunes 31 de mayo el Papa concluyó la maratón del Rosario

Este lunes, 31 de mayo, el Papa Francisco concluyó la maratón de oración convocada durante el mes para rogar el fin de la pandemia, rezando el Rosario en los Jardines Vaticanos a las 17:45 hora de Italia (11:45 hora chilena). La soledad, el desempleo, la violencia doméstica y social, pero también el progreso humano accesible a todos, y la reanudación de un fuerte impulso en la pastoral: tales fueron las distintas situaciones confiadas a María en este rosario con que el Papa ha cerrado el mes mariano europeo.

Fue el mismo Francisco quien abrió esta maratón de oración el pasado 1 de mayo ante el icono de la Virgen del Socorro, en la Basílica de San Pedro. Tras esto, en días posteriores diferentes santuarios de todo el mundo se sumaron a la “maratón” de oración.

La iniciativa, que, por deseo expreso del Santo Padre, fue organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, ganó un gran aprecio debido a su sencillez y al mismo tiempo el profundo sentido de comunión con la Iglesia y con el Papa Francisco, en la que millones de personas han rezado el Rosario cada día de la forma en que su cultura y país lo expresa de forma natural.

La oración fue emitida en directo por los canales oficiales de la Santa Sede, a los cuales se conectaron las redes católicas del mundo.

Fin de la maratón frente a la Virgen María Desatanudos

Como signo final, el Papa Francisco quiso dirigir su oración a una imagen de la Virgen de la que es muy devoto: la Virgen María Desatanudos. El icono que recoge esta particular representación de la Virgen, se encuentra en Augsburgo, Alemania, y consiste en una pintura al óleo sobre lienzo realizada por el pintor alemán Johann Georg Melchior Schmidtner hacia 1700, que actualmente se encuentra en la iglesia de San Pedro am Perlach.

El Papa Francisco siempre ha mostrado una fuerte devoción por esta imagen, y ha difundido su culto especialmente en Buenos Aires y Argentina. El cuadro representa a la Virgen intentando desatar los nudos de una cinta blanca tendida por dos ángeles, rodeada de escenas bíblicas que remiten simbólicamente a imágenes de esperanza, misericordia y victoria sobre el mal.

La Virgen deshaciendo nudos

“Copia única del icono original conocido en toda Baviera con motivo de una peregrinación de las diócesis bávaras a Augsburgo celebrada en el año 2015, llegará a Roma acompañada por el obispo de Augsburgo, monseñor Bertram Johannes Meier”, quien lo donó al Papa Francisco, el cual lo destinará según sus intenciones, como informó el comunicado del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, organizador de la iniciativa. 

El Papa Francisco confía a la Virgen cinco “nudos” a desatar

La elección de esta imagen quiso representar una oración especial para que la Virgen interceda para “deshacer” el sufrimiento que ha atado al mundo en este tiempo de crisis sanitaria, pero también económica, psicológica y de relaciones sociales. Por ello, el Papa Francisco confió a la Virgen cinco intenciones de oración, o sea, cinco “nudos” a desatar.

El primer nudo a desatar es el de los vínculos humanos heridos, la soledad y la indiferencia, que se han profundizado en este tiempo.

El segundo nudo fue el del desempleo, con especial atención al desempleo juvenil, al femenino, al de los padres de familia y al de los que intentan defender a sus empleados.

El tercer nudo estuvo representado por el drama de la violencia, en particular la que se origina en la familia, en el hogar dentro de las paredes de la casa, hacia las mujeres o estalla en las tensiones sociales generadas por la incertidumbre de la crisis.

El cuarto nudo se refirió al progreso humano, que la investigación científica está llamada a apoyar, poniendo en común los descubrimientos para hacerlos accesibles a todos, especialmente a los más débiles y pobres.

El quinto nudo a deshacer fue el de la atención pastoral. Que las Iglesias locales, las parroquias, los oratorios, los centros de pastoral y de evangelización redescubran el entusiasmo y el nuevo impulso en toda la vida pastoral. Que los jóvenes puedan casarse y construir una familia y un futuro.

Virgen Desatanudos
La Virgen Desatanudos por el pintor alemán Johann Georg Melchior Schmidtner. 

Fuente: Vatican News

comentarios