El “Taller de Rosarios”: Te invitamos a ser parte del círculo virtuoso de la Fe

Cuando Kristian Briones cumplía 30 años, había pasado diez de ellos en la cárcel. Fue entonces que el sacerdote Nicolás Vial (Presidente de Fundación Paternitas) -según cuenta en el periódico Portaluz– le hizo una significativa invitación…  “Un día el padre me ofreció acompañarlo a visitar a los internos de la cárcel. Y me tocó enseñarles a fabricar Rosarios ¡no sabía nada y los hice con ellos! Gracias a Dios, tuve buena aceptación entre los reclusos. ¡Hasta habían hijos de ladrones que conocía!”.

_kristian1_

Hoy Kristian estudia Trabajo Social y es monitor del “Taller de Rosarios” que Fundación Paternitas sostiene en centros de reclusión para jóvenes privados de libertad y cuyos rosarios son distribuidos por Un Rosario por Chile en todo el país.
“En mi experiencia -dice Kristian- y por los comentarios de quienes participan, sé que este Taller mejora su calidad de vida dentro de la cárcel…  Bajó el número de peleas pues el tiempo de ocio lo ocupan confeccionando rosarios. Además cumpliendo objetivos de producción y fechas de entrega, adquieren valores como la responsabilidad (cada uno organiza sus tiempos de trabajo), sentido del respeto y colaboración con quienes se inician en el Taller. También honradez, pues los antiguos son los monitores que enseñan y pagan a los nuevos el dinero de las ventas y nunca ha existido conflictos ni pérdida de dinero”.
Pero este “Taller” no es sólo una fuente de ingresos para los jóvenes y sus familias (muchos de ellos son padres desde la adolescencia), sino que les permite integrar valores y es un canal de gracia que transforma el alma. “Por el acercamiento a Dios y a la oración que permite el Taller –confidencia Kristián- aparece en los jóvenes la fe, la esperanza y la luz al fondo del camino. Así, en lugar de pensar en seguir delinquiendo se abre la posibilidad de ser una nueva persona”.
Hace un año eran sólo 10 chicos, hoy son 18 y la meta es contar con nuevos benefactores que compren los rosarios, para llegar durante 2014 a 28 jóvenes. Así también Un Rosario por Chile podría continuar regalando esos rosarios a potenciales orantes, ampliando este círculo virtuoso de la Fe.
Desde que inició el taller -gracias a quienes compran y donan-, Un Rosario por Chile ha podido distribuir más de 30 mil rosarios. Pero esta intervención extraordinaria de Dios por mediación de la Virgen, en la vida de estos jóvenes, continuará siendo posible sólo si existen hombres y mujeres de buena voluntad que se comprometan por un mínimo de seis meses a comprar al menos un ciento de rosarios mensual (donándolos además para su distribución gratuita a la cruzada Un Rosario por Chile).
Para apoyar adquiriendo los rosarios pulse aquí (no olvides indicar tu decisión de donarlos para que los distribuya Un Rosario por Chile).
Mira el Video con el testimonio de unos de nuestros jóvenes:

comentarios