El Rosario obra milagros y estos testimonios lo comprueban

Esta es una compilación de testimonios de personas que rezan el santo rosario, extraída del libro 101 historias inspiradoras del Rosario de la Hermana Patricia Proctor, un libro con 101 experiencias reales que nos muestra cuán poderoso es el santo rosario recopiladas por la autora y otras fuentes.

El obispo William Skylstad escribe sobre el libro de la hermana Patricia: “Cada historia lleva consigo un testimonio de fe que ayuda a formar nuestra herencia espiritual común en la Iglesia Católica. Sospecho que cada uno de nosotros al leer estos relatos entrará más en contacto con nuestro propia experiencia de rezar el rosario y apreciar aún más su poder transformador y consolador”.

Sanada a través de una novena del Rosario

Durante 17 años sufrí un tipo de migraña. Parecía que cada año el dolor duraría más y se intensificaría. Visité muchos médicos y probaron muchas técnicas, pero fue en vano. La medicina no ayudó.

Un amigo me dijo que pidiera alivio a nuestra Santísima Madre en momentos de dolor. Una noche me desperté con un fuerte dolor de cabeza. Como no podía dormir, bajé a la sala de estar, me senté en el sofá, saqué mi rosario y le pedí a nuestra Santísima Madre que me ayudara.

Cuando terminó el rosario, el dolor de cabeza desapareció. Regresé a la cama y mientras estaba acostada allí, olí el aroma de las rosas. Ahí fue cuando supe que María vino por mí esa noche.

Sin embargo, seguía teniendo dolores de cabeza al menos una vez al mes. Los dolores de cabeza viajaban de un lado de mi cabeza al otro y duraban de dos a tres días.

En Navidad de 1986 tuve un terrible dolor. Al día siguiente decidí hacer una novena de rosario. Le pedí a la Madre María que rogara a Jesús que me sanara de mis migrañas. Le prometí que si lo hacía y se iban, les diría a todos lo que pudiera sobre cómo me ayudó.

No he tenido dolor de cabeza por migraña desde la Navidad de 1986. Dije un rosario de petición durante siete días, sin darme cuenta de que una novena era por nueve días. Antes de darme cuenta de que los dolores de cabeza habían desaparecido, seguí inmediatamente la primera novena con un rosario de acción de gracias durante siete días. Todavía le agradezco a María, y en cada oportunidad que tengo, les digo a todos cómo me ayudó.

Maryann Boaden Toledo, Ohio

Su presencia está con nosotros

En 1987, mi esposo, mi hijo y yo fuimos a visitar a mi hermana y su familia en Alemania. Durante nuestro viaje, visitamos muchos lugares, uno de los cuales fue el sitio de la aparición en Medjugorje. Esa no fue idea mía, sino de mi esposo. Una vez allí, fuimos a la gira con miles de personas. No vi ni sentí nada y lo dejé así.

Varios años después, mientras oraba camino a la iglesia, comencé a pensar en la Madre afligida. No tenía una gran devoción por ella, siempre había sido solo Jesús para mí. Entonces le pedí que me ayudara a conocerla mejor y que me dedicara a ella. Unos días después, mientras almorzaba en un pequeño parque junto al río, me sentí inspirada a rezar el rosario.

Durante 25 años he pertenecido a un pequeño grupo de oración y he compartido con otras tres mujeres. Se me ocurrió que quizás deberíamos rezar el rosario en nuestra reunión de oración semanal. Se lo sugerí a las chicas e inmediatamente aceptaron. Desde ese día, hemos rezado el rosario, trayendo todas nuestras necesidades a ella. Muchas, muchas oraciones han sido respondidas y muchas veces sentimos su presencia con nosotros. Nos hemos acercado al Señor, y se debe a nuestra Santísima Madre que siempre nos dirige a su amado Hijo. ¡Alabado sea el Señor!

Loraine Whitworth Gatineau, Quebec, Canadá

Un Cielo de Ave Marías

Mi madre tenía una gracia especial.

Recuerdo haber aprendido a rezar el rosario a través de su devoción hacia él y a nuestra Santísima Madre. Cada vez que estábamos afuera, y el cielo era de ese hermoso color azul celeste, mi madre decía: “¡Mira! ¡Un Cielo de Ave Marías”.

Y sé que ella dijo un Ave María extra ese día.

Ahora, cuando veo ese cielo azul encima de mí, pienso en mi madre y digo un Ave María extra también.

Mi madre murió pacíficamente en casa con un rosario azul cielo en la mano.

Le dije a mi hermana mayor que recuerdo el “Cielo de Ave Marías” y que significa tanto para mí que seguí el ejemplo de mi madre y comencé una tradición propia. Ahora, cuando el cielo tiene esa sombra azul cielo, con algunas nubes aquí y allá, lo llamo un “Cielo de Ave Marías con encaje”.

Que veas muchos “Cielos de Ave Marías” y, por supuesto, algunos con “encaje”.

Janet R. Millerschin Metamora, Michigan

Un regreso seguro

Siempre he tenido un gran amor por la Santísima Madre. Recuerdo que cuando era niña (una de nueve niños en mi familia), nos reuníamos alrededor de una estatua de la Santísima Madre para rezar el rosario todas las noches. Crecí teniendo un gran amor por la Santísima Madre y el rosario. Cuando a mi esposo le diagnosticaron linfoma, naturalmente recurrí a Nuestra Señora. Estoy muy agradecida de informar que ha estado libre de cáncer durante 11 años. Todo se lo debo a la Santísima Madre.

Otra historia que me contó mi madre: fue durante la Segunda Guerra Mundial. Tenía dos hermanos en el ejército, y un día, mientras estaba en la iglesia, mi madre le estaba rezando a María y le preguntó si sus hijos volverían a casa después de los combates. Ella dijo que María movió la cabeza, sí. Mis dos hermanos llegaron a casa sin un rasguño. Gracias de nuevo a Nuestra Señora.

Georgianna M. Trussell Mt. Vernon, Ohio

Familia que reza unida

Tengo un recuerdo precioso que se remonta a 1950, cuando el padre Patrick Peyton vino a las praderas de Saskatchewan, predicando sobre el rosario. Su lema, “Familia que reza unida, permanece unida”, causó una gran impresión en muchos de nosotros que vivimos en la región.

Sé la influencia que tuvo en nuestra familia cuando prometimos, junto con muchas otras familias, rezar el rosario como familia. Arrodillándonos en el duro piso de la cocina, nos reunimos (mis padres y los diez hijos) para esta oración de la tarde. Decir el rosario juntos sigue siendo uno de mis recuerdos familiares más preciados.

Cuando nos reunimos para eventos familiares, especialmente en tiempos de enfermedad o muerte, el rosario aún lo rezamos juntos y continúa dándonos fuerzas renovadas. Sé que eso lo hace por mí y estoy segura de que también puedo incluir a los otros miembros de mi familia. Todos llevamos un rosario en nuestros bolsillos o carteras listos para esta maravillosa oración a nuestra Santísima Madre.

Durante años, mi hermano Jacob Elder ha hecho cientos de rosarios, que él regala libremente a otros. La única solicitud que tiene es que el destinatario diga al menos un rosario por él. Su fe en esta oración, estoy seguro de que se remonta a nuestro rosario familiar. Hemos tenido muchas bendiciones como familia, y todavía tengo una gran fe en el lema del Padre Peyton: “Familia que reza unida, permanece unida”.

Hna. Theresia Élder Scarborough, Ontario, Canadá


Fuente: rezoelrosario.com

comentarios