“Yo veía a mi madre rezando con esa especie de collar…”

op

Un portal dedicado al Santo Rosario y a la Orden de los Predicadores (dominicos) ofrece el testimonio de una religiosa de esa misma orden, Sor Catalina-María, o.p., sobre el impacto del Rosario en su conversión personal. Antes de ello, era pagana, budista convencida y anticlerical:

“Gracias a mi hermana mayor, mi madre quiso convertirse al catolicismo y me pidió que la imitara. Mi respuesta fue firme: ‘Nunca jamás’. Dos años de combate espiritual transcurrieron antes de que me decidiera a ser bautizada. Pero yo no creía en Dios absolutamente para nada. Para mí no existía. Acepté el bautismo únicamente por amor a mi madre, para darle gusto y nada más. Mi incredulidad se prolongaría hasta el momento en que el sacerdote derramó el agua bautismal sobre mi frente.

rosariox“En el instante en que el agua me caía sobre la cara, mi corazón de piedra se partió ante el Amor infinito y mi mirada fija en la Cruz decía: ‘Señor, te amo’.

“A la salida de la misa, mi madre me ofreció un rosario como regalo de bautismo. Yo la había visto rezar todos los días con esa especie de ‘collar’. Rezaba día y noche. El recuerdo de su rostro yuxtapuesto al de otra Bella Señora era mi ‘cuadro’ favorito. Yo sabía que ella rezaba por mí, ‘su hijo pródigo.’ A partir del día de mi bautizo, la oración del rosario pasó a ser, siguiendo el ejemplo de mi madre, mi oración preferida.

“Espero que un día mis oraciones agraden a otra Madre, la Virgen María, a quien mi madre tantó amó.”


Fuente: Un Minuto con María / Rosarium

comentarios