Beato Pablo VI: rezar el Rosario es una recomendación del Concilio Vaticano II

San Juan XXIII y Beato Pablo VI son dos Pontífices cuyo recuerdo está vinculado al Concilio Vaticano II, uno de los grandes episodios de la historia de la Iglesia, que el primero inició y el segundo concluyó. Pero hay otro rasgo importantísimo que los une: ambos fueron empeñados difusores del Rosario. Tanto, que cada uno de ellos dedicó una encíclica para promocionar en la Iglesia esta devoción.

Tiempo atrás comentamos la ardiente devoción mariana del «Papa Bueno». Esta vez daremos una mirada a su sucesor, el Beato Pablo VI. En la encíclica «Christi Matri» el Pontífice anima a toda la Iglesia en el rezo del Rosario:

Concilio Vaticano II Rosario

“El Concilio Ecuménico Vaticano II, aun cuando no con expresas palabras, pero sí con suficiente claridad, inculcó esta oración del rosario en los ánimos de todos los hijos de la Iglesia en estos términos: «Estimen en mucho las prácticas y ejercicios piadosos dirigidos a Ella (María), recomendados en el curso de los siglos por el Magisterio» (Const.dogm. De Ecclesia, 67)»

“Dicha práctica no sólo sirve para frenar el mal y apartar las calamidades, como lo ha demostrado claramente la historia de la Iglesia, sino que también fomenta abundantemente la vida de la Iglesia; «en primer lugar alimenta la fe católica que se aviva fácilmente por el recuerdo oportuno de los sacrosantos misterios y eleva las mentes a las verdades divinamente reveladas» (Pío XII, Enc. Ingravescentibus malis, 29 sept. 1937; AAS 29 [1937], 378)”.

Encíclicas del Rosario:

Fuente: Un Minuto con María

comentarios