Reflexión del Mes de Junio: Comentarios de Sto. Tomás de Aquino

Reflexión del Mes de Junio: Comentarios de Sto. Tomás de Aquino

Proseguimos con enseñanzas de Sto. Tomás de Aquino respecto de la oración, sus cualidades y beneficios, incluidas en sus comentarios al Padrenuestro. La fuente son los «Escritos de Catequesis» (Rialp, 2ª Ed. 1978):

Sto Tomás de Aquino

Sto. Tomás de Aquino

Tres beneficios produce la oración.

a) En primer lugar es un remedio eficaz y útil contra los males. Libra de los pecados cometidos: “Tú perdonaste la impiedad de mi pecado; por esta impiedad todo santo te rogará a ti” (Sal 31, 5-6). Oró el ladrón en la Cruz y obtuvo perdón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc 23, 43). Oró el publicano, y volvió justificado a su casa (Lc 18).

Libra asimismo del temor de pecados futuros, de las tribulaciones, de las tristezas: “¿Hay alguno triste entre vosotros? Que ore” (Stgo 5, 13).

Libra de las persecuciones y de los enemigos. “En vez de amarme, hablaban mal de mí; pero yo hacía oración” (Sal 108, 4).

b) En segundo lugar es eficaz y útil para lograr la consecución de todos los deseos. “Todo cuanto pidáis en la oración, creed que lo recibiréis” (Mc 11, 24). Si no somos escuchados, es porque no pedimos con insistencia: “Es necesario orar siempre y sin desfallecer” (Lc 18, 1); o porque no pedimos lo que más conviene a nuestra salvación: “Bueno es el Señor, que a veces no nos da lo que queremos, para darnos lo que preferiríamos” (Agustín). Esto se ilustra con lo ocurrido a San Pablo, quien tres veces pidió verse libre de su espina y no fue atendido (2 Cor 12).

c) En tercer lugar es útil porque nos familiariza con Dios. “Suba mi oración como incienso en tu presencia” (Sal 140, 2).

comentarios