¿Por qué los sacerdotes necesitan nuestras oraciones ahora más que nunca?

¿Por qué los sacerdotes necesitan nuestras oraciones ahora más que nunca?
Francis Phillips, del medio inglés Catholic Herald, reflexiona en este artículo sobre la apremiante necesidad de orar por nuestros sacerdotes, la cual resume con estas palabras: «Porque si Satanás puede destruir la fe de un sacerdote, puede devastar el deseo en ese hombre de celebrar la misa y, en consecuencia, las bendiciones que fluyen de él».

 

Recientemente se publicó en Catholic World Report un artículo titulado «Un sacerdote que ofreció su vida en reparación por los pecados de los sacerdotes» por el Dr. Patrick Kenny. El Dr. Kenny es el editor de To Raise the Fallen: una selección de las Cartas de Guerra, Oraciones y Escritos Espirituales del P. Willie Doyle SJ, y su artículo trata sobre el P. Doyle. Es una pieza muy oportuna, que nos recuerda a este santo y humilde jesuita que sacrificó su vida como capellán en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, pero también de la necesidad apremiante de orar por los sacerdotes.

Un libro que también aborda el tema es «Orar por los sacerdotes: Un llamado urgente para la salvación de las almas» por Kathleen Beckman, LHS (Sophia Institute Press). Si el P. Doyle entendió la fragilidad humana de sus compañeros sacerdotes en 1917, ¿cuánto más entienden esto los laicos de nuestro tiempo? Se podría responder, claro, que uno debería orar por los sacerdotes, pero ¿por qué es necesario un libro para decirnos eso? Simplemente porque Beckman, una popular escritora y locutora católica en los Estados Unidos, profundiza en el tema, explicando cómo y por qué de la urgencia de este «llamado».

En su prólogo, el P. Mitch Pacwa SJ recuerda su seminario en 1963. Más de 500 jóvenes entraron con él, a una formación que incluía 3 horas diarias de estudio, misa diaria, rosario diario y confesión semanal. Luego vino la interrupción que siguió al Concilio Vaticano II; solo 38 hombres fueron finalmente ordenados.

Oración para enfrentar el odio del demonio

Beckman es parte de un equipo de exorcismo diocesano. Como ella nos recuerda, en un exorcismo, un demonio se ve obligado a «prestar atención a su odio hacia los sacerdotes por la Eucaristía»Si Satanás puede destruir la fe de un sacerdote, ya sea por tentación sexual u otras debilidades, puede devastar el deseo en ese hombre de celebrar la misa y, en consecuencia, las bendiciones que fluyen de él. Al recordar el asesinato del sacerdote francés, el padre Jaques Hamel, en el altar mientras celebraba la misa, ella señala que gritó «¡Fuera, Satanás!» dos veces antes de morir.

La autora cita al padre GW Rutler y el padre Raniero Cantalamessa, así como el papa Benedicto XVI, que han llamado la atención sobre la necesidad de los sacerdotes por la oración intercesora. En particular, cita al sabio y santo padre John Hardon SJ, quien afirmó que «el sacerdocio católico necesita la oración y el sacrificio del Calvario como nunca antes». Debemos tratar esta afirmación con la gravedad que merece.

En respuesta a esta situación, la autora inició un nuevo apostolado de clérigos y laicos en 2013, la Fundación de Oración por los Sacerdotes. Sus miembros se comprometen con la oración, el sacrificio, el servicio y el estudio. En particular, se consagran a Nuestra Señora, «para vivir la consagración mariana, que es vivir a Cristo». Nuestra Señora es la madre celestial de todos los sacerdotes. Para San Juan Pablo II, fue ella quien desvió la bala durante el intento de asesinato contra su vida, y luego quien se la dedicó, tomando el lema «Totus Tuus» de San Luis de Montfort.

Madres espirituales y Horas Santas

Beckman también llama la atención sobre muchas otras «madres espirituales» en la historia de la Iglesia, como Santa Mónica, que oró por la conversión de su hijo, San Agustín; Santa Catalina de Siena, consejera de papas; Eliza Vaughan, cuya numerosa familia produjo muchos sacerdotes y monjas, incluyendo un obispo, un arzobispo y un cardenal; y Santa Teresa, que tenía un amor especial por los sacerdotes misioneros.

Ella sugiere que siempre que sea posible, los católicos hagan una Hora Santa frente al tabernáculo por el bien de los sacerdotes. Ella aconseja a los lectores que no estén ansiosos sobre qué oraciones decir: «Cultive un corazón que escuche. Jesús está complacido de tener su compañía». Ella cuenta un anécdota del fallecido Arzobispo Fulton Sheen, (quien decidió desde el principio de su sacerdocio hacer una hora santa diaria): una vez que lo hizo estaba tan cansado que se quedó dormido por 1 hora. Cuando se despertó le preguntó a Dios: «¿Hice una Hora Santa?». Recibió la respuesta: «¡Sí! Esa es la forma en que los apóstoles hicieron su primera oración» — una referencia al Jardín de Getsemaní.

El libro también incluye una oración por los escándalos actuales del clero, un Rosario por las víctimas de abuso, por sus abusadores, por sacerdotes falsamente acusados, por la sanación y por el perdón. Está lleno de buenos consejos y sustento espiritual.


Fuente: InfoCatolica

comentarios