Fundamentos de Un Rosario por Chile

rosario de la carcel un rosario por chile rezar el rosario un rosario por chile http://unrosarioporchile.cl

Por qué orar

  • Porque Jesús mismo nos mostró el valor de la oración…
  • “Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta y les abrirán…” (Lc. 11,9)
  • “Jesús les propuso este ejemplo sobre la necesidad de orar siempre, sin desfallecer: «En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaba nadie. En esa misma ciudad había una viuda que venía donde él a decirle: ¡Hazme justicia contra mi adversario! El juez no le hizo caso durante un buen tiempo. Pero al final pensó: Aunque no temo a Dios ni me importa nadie, esta viuda me molesta tanto que le voy a hacer justicia; así ya no volverá más a romperme la cabeza»
  • Y el Señor dijo: «¿Se han fijado en las palabras del juez injusto? Ahora bien, ¿Dios no les hará justicia a sus elegidos si claman a él día y noche? ¿Se tardara en responderles? Todo lo contrario; pues les aseguro que Dios hará justicia a favor de ellos, y lo hará pronto. (Lc. 18,1-8)”

Por qué es hoy urgente la oración

  • Porque la violencia, el relativismo moral, el egoísmo, el consumismo, la ausencia de caridad y tantos otros signos de muerte que padecen las personas son hoy un desafío directo a nuestra identidad de hijos de Dios.
  • Porque a la luz de la Palabra de Dios y la comprensión que de ella hacen nuestros pastores, concluimos que sin el encuentro cotidiano con Dios, sin sus gracias –que alcanzamos mediante la oración- nuestro trabajo resulta vano y estéril; si el Señor por medio del Espíritu Santo no hace fructificar según Su Palabra nuestras actividades, perdemos miserablemente nuestro tiempo. “Sin mí nada podéis hacer” (Jn. 15,5), señala Jesús.
  • “Sin silencio no hay oración; sin oración no hay fe; sin fe no hay amor; sin amor no hay servicio” (Madre Teresa de Calcuta).

Por qué orar rezando el Rosario

  • Porque la propia Virgen María así nos lo pide en sus apariciones reiteradamente y los Papas reconocen la urgencia de rezarlo.
  • Porque al rezar el rosario nos unimos con Jesús y María en Sus gozos, Sus dolores, Su gloria y la Luz de Su palabra, encontrando así nuestra real identidad de hijos de Dios.