«Cada Rosario no rezado es un regalo para Satanás» dice el monje y exorcista Ildebrando Di Fulvio

«Cada Rosario no rezado es un regalo para Satanás» dice el monje y exorcista Ildebrando Di Fulvio
El portal católico Portaluz ha publicado una entrevista a un exorcista italiano en que, nuevamente, el Rosario se pone de relieve como arma espiritual privilegiada… tanto si la usamos como si la dejamos de usar.

Según han declarado diversos exorcistas a Portaluz en años recientes la acción de Satanás y sus huestes de ángeles caídos está más viva que nunca.

Quizás es por ello que Papa Francisco —como ningún Pontífice lo hiciera antes en los últimos dos siglos— ha dado especial relevancia en sus enseñanzas cotidianas a esta realidad espiritual, valorando públicamente el servicio que hoy entregan los exorcistas.

Desde la diócesis Frosinone de Italia uno de ellos ha conversado con el director del portal La Fede Quotidiana, Michelle Ippólito. Se trata del conocido monje y exorcista p. Ildebrando Di Fulvio, quien desde la Abadía Cisterciense de Casamari reiteró algunas enseñanzas para dar una buena batalla espiritual ante los embates de los demonios…

Padre Ildebrando, según algunos exorcistas, estamos viviendo un momento histórico en el que el diablo está muy activo. ¿Lo comparte?

—Sí. Satanás está en la ofensiva y hay razones.

¿Cuáles?

—Hemos perdido valores y principios, especialmente los cristianos. El peligro del materialismo es real, como lo es el secularismo. Además, se reza poco y hay una rebelión generalizada contra todo y contra todos. Cada Rosario no rezado es un regalo para Satanás.

¿Oramos poco, por qué?

—Se piensa erróneamente que rezar es algo antiguo o superado. Al contrario, no rezar es un amable homenaje que rendimos al enemigo que es inteligente. Sabe aprovechar nuestros errores y debilidades y su mayor victoria es hacer creer a la gente que no existe. Hoy oímos una colosal tontería pronunciada por muchos cristianos, o por aquellos que se llaman a sí mismos cristianos: “Soy un creyente, pero no un practicante”. Como dije, es como decir tengo hambre, pero no como… ¡sin sentido!

Ildebrando di Fulvio rosario

Cristo rechazando al tentador / detalle de una pintura de Duccio di Buoninsegna

¿Se habla lo suficiente en la Iglesia a nivel de la predicación?

—En muchos casos, poco se dice sobre esto. Sin duda los problemas sociales, pienso en la economía, el trabajo, la ecología, los inmigrantes son importantes; pero antes que nada un sacerdote debe proclamar el Evangelio sin inventar nada y administrando dignamente los sacramentos. Estas son las prioridades.

¿Qué sentido tiene minimizar al diablo?

—Ninguno. Negar a Satanás es negar el Evangelio. En efecto, hay sacerdotes que casi lo olvidan o lo ignoran. Un gran error, quizás causado por el miedo o peor por el modernismo racionalista. Uno de los grandes males de la época es el materialismo; piensa por ejemplo en cómo la pornografía ha vulgarizado el sexo. La pornografía es un mal muy serio.

De la familia se habla poco hoy en la política…

—Entonces tenemos que ver por qué lo están haciendo. La familia es el centro vital de la sociedad, que debe ser respetada y protegida. Obviamente, aquella constituida por el hombre y la mujer unidos en el sacramento del matrimonio y abiertos a la vida. Sólo esa es la familia.

¿Qué piensas de lo que está sucediendo en Medjugorje?

—Los tiempos de la Iglesia deben ser respetados sin prisa. Los mensajes, de lo que leemos, son positivos y el árbol es juzgado por los frutos que, por los sacramentos y las conversiones, me parecen positivos.


Fuente: Portaluz.org

comentarios