9 ideas prácticas para rezar el Rosario (aunque tengas un día muy complicado)

9 ideas prácticas para rezar el Rosario (aunque tengas un día muy complicado)

¿Quién no conoce días complicados? ¡Y más con nuestro acelerado tren de vida! Esos días imposibles, tan frecuentes, parecen conspirar contra la vida espiritual. Y más todavía contra el Rosario. Pero como dice el dicho, “el león no es como lo pintan”. Existen varias maneras de superar esos obstáculos. En nuestra época de tips, te damos aquí 9 ideas para triunfar… en el rezo del rosario.

Su autora es Lyn Mettler, una conversa al catolicismo que cuenta en su blog CatholicNewbie.com cómo organiza su vida con principios cristianos. Traducción: PildorasdeFe.net

He decidido que rezar el Rosario todos los días será una prioridad en mi vida. Si tú piensas que no tienes 20 minutos para sentarte a hacer oraciones a María y meditar sobre los misterios de la vida de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, yo encontraré 20 minutos en tu ocupada agenda.

Ten en cuenta que no tienes que rezar los 5 misterios continuos, puedes dividirlos durante el día. Y no es necesario que lleves un rosario contigo, para eso tienes 10 dedos que te ayudarán con este propósito.

A continuación te presento 9 ocasiones perfectamente apropiadas para que reces el Rosario HOY, por muy ocupado que esté tu día:

rezar el rosario

Foto de Nanny Snowflake/Flickr

1. Mientras corres

¿Sueles trotar regularmente? Acompaña tu actividad física con el Rosario, en vez de escuchar música. En internet puedes encontrar muchos podcasts (mp3) y aplicaciones que te permiten escuchar y rezar mientras corres.

2. En el automóvil

Es asombroso cómo he aprendido a rezar el Rosario mientras me desplazo de un lugar a otro, mientras voy camino al supermercado, poner gasolina, llevar los niños a la escuela o rumbo al trabajo. Los viajes en el vehículo suelen ser de más de 20 minutos, así que los aprovecho activamente. Uso un CD con el Rosario y lo rezo mientras lo escucho. Me hace sentir como si estuviera rezando en grupo.

3. Mientras limpias

Reza mientras pasas la aspiradora, doblas la ropa, quitas el polvo y o lavas los trastes del almuerzo. Mientras lo haces, puedes interceder y bendecir con tu oración a todos aquellos que se verán beneficiados por tus esfuerzos por un hogar más limpio y organizado.

4. Mientras sacas el perro a pasear

¿Llevas a pasear tu perro todos los días? Aprovechar el tiempo de paseo para rezar el Rosario es mucho mejor que dejar que tu mente vague sin sentido. ¡Mantenla centrada en Jesús y María!

5. En tu hora de almuerzo

Toma un descanso a diario para tu almuerzo y sentarte en silencio a rezar el Rosario. Durante los meses de verano podrías hacerlo afuera y disfrutar contemplando las bellezas de la naturaleza que Dios nos ha regalado.

6. Caminando en un paseo a solas

rezar el rosario

San Juan Pablo II rezando el rosario durante un paseo

Una vez a la semana considera rezar un rosario caminando. Llevas el rosario en la mano y caminas al ritmo de la oración. Otras personas podrán verte haciéndolo, así que tendrás que evitar la vergüenza, ser valiente y dar testimonio alegre de oración. Un sacerdote de mi parroquia solía hacerlo en lugares visibles alrededor de la ciudad y era increíblemente poderoso verlo rezando mientras caminaba a la vista pública.

7. Antes de acostarte a dormir

Es una hermosa manera de tener a Jesús y María como últimos pensamientos en tu mente antes de dormir. El único riesgo es quedarte dormido antes de terminar el rosario entero. Concéntrate en el amor que le tienes a la Virgen y Nuestro Señor para mantenerte despierto. Recuerda las palabras de Jesús: “Velen y oren para no caer en la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26, 41).

8. En la Iglesia

Es muy poderoso rezar el Rosario en la presencia de Jesús Sacramentado y junto a otras personas de tu parroquia. Haz una cita semanal con Jesús para visitarlo en el Santísimo Sacramento y rezar el Rosario en Adoración. O, si tu parroquia tiene la práctica del Rosario en grupo, ¡únete! (Muchas parroquias suelen rezarlo grupalmente antes de la Santa Misa).

9. Mientras estás esperando

¿Cuántas veces estamos esperando algo en el día? Durante la espera en la fila del supermercado, en el consultorio del médico o en la parada del autobús, puedes rezar una década del Rosario cada vez que esperas y al final del día lo habrás terminado completo.


Fuente: ReL

comentarios